María Gacio
Buscador >>
EL DERECHO DE TRANSMISIÓN RESUMIDO EN DIEZ PUNTOS.
01/12/2014
(A PROPÓSITO DE LA SENTENCIA DEL PLENO DEL TRIBUNAL SUPREMO (SALA DE LO CIVIL) DE 11 DE SEPTIEMBRE DE 2013)
1.- La Sentencia del Pleno de la Sala primera del Tribunal Supremo de fecha 11 de septiembre de 2013 (Recurso nº397/11, Sentencia nº539/11), fija su doctrina jurisprudencial sobre el derecho de transmisión en el ámbito sucesorio.

Implica la consagración de la conocida como “teoría moderna” sobre el derecho de transmisión, defendida por Albaladejo y Vallet, entre otros.

2.- El derecho de transmisión se regula en el art.1006 del C.c., que dispone: “Por la muerte del heredero sin aceptar o repudiar la herencia, pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía”.

El derecho de transmisión se produce a favor de los herederos o sucesores a título universal.

3.-  En consonancia con lo anterior, el Alto Tribunal en el Fundamento de Derecho primero de la sentencia citada explica en qué consiste la teoría moderna del derecho de transmisión: “ (…) la “teoría moderna” de la adquisición directa o de la doble capacidad, según la cual los bienes pasan directamente del primer causante al heredero transmisario cuando éste ejercita positivamente el denominado ius delationis (derecho a aceptar o repudiar la herencia). ”

4.- De conformidad con la “teoría moderna” sobre el derecho de transmisión, consagrada en la sentencia como doctrina jurisprudencial, en aquellos casos en que opere el derecho de transmisión, el contador designado en el juicio de división de herencia, deberá identificar individualmente a quienes tengan tal condición de transmisarios, debiendo efectuar a favor de éstos, en el cuaderno, las adjudicaciones que procedan de forma individualizada.

5.- Lo anterior supone a efectos prácticos, que se evita así, un ulterior juicio divisorio de herencia entre los transmisarios para adjudicarse de forma individualizada los bienes y derechos que les correspondan a cada uno en la herencia del primer causante.

6.- Como señala la sentencia del Tribunal Supremo al Fundamento de Derecho Quinto: “ (…) de forma que aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al heredero transmitente”.

7.- Lo anterior implica también a efectos prácticos que, al tratarse de forma independiente la sucesión del causante y  la sucesión del heredero transmitente, ya no se necesita para las operaciones particionales del causante el consentimiento del cónyuge supérstite del transmitente, si no es titular del derecho de transmisión. Lo que ocurre cuando es mero legitimario, y no heredero.

8.- Precisamente la Resolución 1ª de la Dirección General de Registros y Notariado, de fecha 26 de marzo de 2014, aborda esa cuestión. Señala expresamente el Fundamento de Derecho 4 de la Resolución, tras la cita de la sentencia del Pleno del Tribunal Supremo: “La consecuencia que se sigue de esta doctrina jurisprudencial es que en las operaciones divisorias de la herencia que motivan este recurso (la del primer causante) no es necesaria la intervención del cónyuge del transmistente y sí tan solo la de los transmisarios (…)”.

9.- Por eso el Tribunal Supremo, señala también al Fundamento de Derecho quinto de la sentencia citada, que (aunque sea en relación con las adjudicaciones, aunque las consecuencias de dicho razonamiento podrían ser extensibles a más cuestiones): “ La inalterabilidad del ius delationis, junto con la debida diferenciación de los procesos sucesorios en liza determina, a su vez, que los derechos hereditarios de los herederos transmisarios se ejerciten plenamente conforme a la sucesión del causante de la herencia, ya testamentariamente o bien de forma intestada, quedando comprendidas en dicha ejecución sucesoria la concreción e individualización propia de las operaciones particionales, cuando éstas tengan lugar;  sin que dicha ejecución venga condicionada por las disposiciones que deban seguirse respecto de la sucesión o partición de la herencia del heredero transmitente”.

10.- Están por ver las consecuencias fiscales que tendrá la instauración como doctrina jurisprudencial de la “teoría moderna” de la transmisión. La sucesión directa del transmisario en la herencia del causante, debiera determinar -pero es pronto para saber cuál será el criterio de los Tribunales- una única liquidación tributaria: la del transmisario en la herencia del causante.  Y ello frente a las dos liquidaciones fiscales (la del transmitente y la del transmisario) que eran las que se practicaban, en concordancia con la “teoría clásica”.



Añadir comentario
Nombre
Texto
Volver
C/Pintor Laxeiro, 5, 2°D, 27780 Fozinfo@mariagacioabogada.comAviso Legal